Los protagonistas

San José, la Virgen y el Niño

En busca de un lugar donde dar a luz y pasar la noche, La Virgen  y San José recorren el pueblo pasando por la Posada y el Empadronamiento hasta llegar, finalmente, al portal donde traer al mundo a su Hijo.

Los pastores, los primeros en conocer la noticia, no tardarán en ir a conocer al niño y ofrecerle presentes.

Venidos desde oriente, atraídos por una estrella. Aparecen en el Castillo, iluminados tan solo con antorchas.

Y allí se hallaba, rodeado de riquezas, acompañantes y guardias, el imponente Palacio de Herodes.

 El calor de la fragua, el sonido del afilador, el olor a castañas asadas… los talleres en plena actividad.

¡¡Joyas, pescado, alfombras!! El mercado tan solo parará cuando la noticia del nacimiento llegue a sus oídos.